X
RizVN Login



¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Pirenaica

La raza bovina Pirenaica, es una raza autóctona que en la actualidad se encuentra en auge, siendo cada vez más numerosas, proporcionalmente, las explotaciones que crían esta raza. Sin embargo, la vaca Pirenaica ha estado en grave peligro de desaparecer, siendo su época de máxima regresión en la década de los 70. Gracias al esfuerzo y mentalización de ganaderos y administraciones se ha ido recuperando hasta llegar a los niveles actuales.

Esta vaca, de gran belleza y extraordinarias cualidades está siendo objeto de planes de fomento y mejora, promovidos por los ganaderos de Navarra (principalmente), Guipúzcoa, Alava, Vizcaya, Aragón y Cataluña, ayudados por las administraciones tanto autonómicas como estatal. En Navarra los ganaderos están agrupados en una Asociación, ASPINA, que es la responsable de estos plantes de fomento y mejora.

La Raza Pirenaica es una raza arraigada en nuestra tierra y en nuestra cultura, que ha estado a punto de desaparecer y que, aún estando hoy en día en una buena situación, sigue necesitando el apoyo y ayuda de todos, tal y como se merece toda raza autóctona y todo patrimonio genético.

Las principales ventajas que observamos en la pirenaica son:

  • Por tratarse de una raza indígena:
    • Perfecta adaptación al medio natural de la zona.
    • Contribuye a rentabilizar el pasto durante el estío impidiendo la desertización y ruptura del equilibrio ecológico.
    • En el monte llega a altitudes donde ningún otro ganado pasta. Esto contribuye a la limpieza del monte y a un mejor aprovechamiento del pasto.
    • Al ser una raza autóctona, evita la importación de hembras reproductoras y sementales cuyo proceso de adaptación es siempre difícil y los resultados más que inciertos.
  • Por su explotación semiextensiva:
    • Escasa mano de obra necesaria.
    • Mínimo aporte de concentrado para las vacas nodrizas.
    • Gastos mínimos en estabulación y mecanización.
    • Mercado asegurado por la calidad de la carne y el respaldo de la I.G.P. Ternera de Navarra.
  • Bajo el punto de vista productivo:
    • La raza pirenacia presenta unos elevados crecimientos, un elevado rendimiento de la canal en partes nobles, una buena capacidad de retención de agua del músculo, una buena coloración de la carne y poca grasa, lo que la hace ser apreciada tanto por los carniceros como por los consumidores.

La actual raza pirenaica

Definición

Es una raza de perfiles rectos dominantes, sin descartar algunas individualmente subcóncavas, más aparentes o menos disimuladas por la depresión frontal que condiciona las órbitas salientes el tamaño entra en los límites medios, después de abandonar la subhipermetría y las proporciones son mesolíneas. Es una raza de predominante actitud cárnica.

Estándar racial

Cabeza de medianas proporciones, con encornadura hacia delante, de sección circular en su nacimiento, en lira y ligeramente en espiral.

Perfil frontonasal subcóncavo, ojos salientes, cara más bien corta, hocico ancho y maxilares robustos.

Línea dorsolumbar recta, nacimiento alto de la cola (encallado), costillar arqueado, grupa larga y horizontal y algo angulosa, muslos y nalgas muy desarrollados y descendidos. El vientre es proporcinonal, como corresponde a una animal andariego que se alimenta con pasto fino.
Esqueleto fino, compacto. Aplomos correctos. Pezuñas bien desarrolladas y puestas, duras y resistentes.
Capa monocolor: trigueña más o menso clara “GORRI” o “ZURI”, con aureola alrededor de los ojos (ojo de perdiz), axilas, bragadas y hocicos sin pelos de otro color.
Mucosas de color carne sonrosadas.
Cuernos de color blanco nacarado, con las puntas color amarillento y pezuñas de color claro “con visos de color amarillento”.
Ubre bien formada en tamaño, separación, inserción y longitud de los pezones, y desde luego sin los “pelos largos de lobo” de la primitiva raza vasca.

Situación actual

Actualmente podemos considerar que la vaca pirenaica se ha recuperado, estabilizándose su número, que hoy día se sitúa en torno a las 18.500 cabezas en Navarra, lo que supone aproximadamente el 46% del total de animales de la raza censados en España (cerca de 40.000).

Esta vaca, al igual que en Navarra, se está recuperando en Guipúzcoa, Vizcaya, Alava, Aragón y Cataluña, e incluso esta incorporándose en zonas donde tradicionalmente no existía, como Burgos, Soria y Extremadura.

Factor primordial de la situación actual es el trabajo y entusiasmo de las Asociaciones de Criadores, empezando por la de Navarra. A.S.P.I.N.A., y siguiendo por la de Guipúzcoa (HEBE), Vizcaya (ASGAPIR), Alava (ARPIEL), Aragón (ASAPI) y Cataluña (ASPIC), todas ellas agrupadas a su vez formando la Confederación Nacional de Vacuno Pirenaico, CONASPI sobre la que el MAPA tiene delegado el funcionamiento del Libro Genealógico y comprobación de Rendimientos y a cuyo cargo también recaen una serie de servicios de mejora racial.