X
RizVN Login



NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it. Learn more

I understand

Antecedentes del Estudio de Impacto Ambiental

1. CANAL DE NAVARRA

En 1988 se inició el Anteproyecto del Canal de Navarra (Orden Foral 577/88 de 31 de mayo) que incluyó un informe ambiental exigido por la legislación navarra. Este informe se redactó y se realizó en dos etapas.

En la primera etapa se llevó a cabo una evaluación ambiental del trazado básico con objeto de evitar la alteración de enclaves de interés ecológico sobresaliente, así como afecciones sobre el planeamiento urbanístico, sobre núcleos de población y sobre viviendas.

En la segunda etapa se hizo una evaluación ambiental, con el estudio en detalle del medio en el estado preoperacional, la valoración de los impactos y las posibles medidas correctoras para ser tenidas en cuenta
en la elaboración del Proyecto de Trazado del Canal de Navarra (1990).

El informe ambiental, como parte integrante del Anteproyecto, fue sometido a Información Pública dentro del procedimiento previsto por la legislación de la Comunidad Foral (B.O.N del 17 de Abril de 1991).

Una vez terminado el Anteproyecto, se avanzó en los estudios encaminados a definir por tramos el trazado del Canal con el nivel de detalle necesario para su construcción. Los primeros tramos del Canal, que constituyen lo que se ha denominado la 1ª Fase del mismo, desde la presa de Itoiz hasta el inicio del cruce con el río Aragón, con 12 tramos y las balsas de regulación de
Villaveta, Unciti, Artajona y Pitillas, se encuentran definidos con el nivel de detalle de Proyecto de Construcción. Los restantes tramos, que componen la 2ª Fase, desde el cruce del río Aragón hasta el final del Canal en el Sur de Navarra, con 9 tramos, están definidos a nivel de Proyecto de Trazado.

 

  

2. TRANSFORMACIÓN EN REGADÍO

Analizado el potencial productivo y la regabilidad de la zona, la transformación en regadío se encuentra en fase de planificación, en los términos que señala la Ley Foral 18/1994 de Reforma de las Infraestructuras Agrícolas.

La Ley Foral 15/1995, de 29 de diciembre, declaró de interés general la implantación y mejora de regadíos en la zona regable del Canal de Navarra, en virtud de las competencias que la Comunidad Foral de Navarra ostenta desde 1985 en materia de reforma y desarrollo agrario.

 

 

 

El Plan responde a la intención de dar solución a una situación actual caracterizada por:

 

  • Abandono de las explotaciones en secano.
  • Baja proporción de superficie en regadío en Navarra.
  • Fuerte tendencia al despoblamiento. El 60% de la zona regable es objetivo 5b para la aplicación de los fondos estructurales de la Unión Europea.
  • Insuficiente producción agrícola para el elevado potencial agroindustrial de Navarra y prestigio de sus denominaciones de calidad alimentaria.

  

 

El 92,8% de las áreas dominadas por el Canal, se encuentran por debajo del límite de rentabilidad económica, 2,7 t/Ha. El abandono del cultivo del cereal en esas áreas puede alcanzar unas 100.000 Ha en los próximos años. La necesidad de conservar la cuota de producción de cereal correspondiente a Navarra, según el Plan de Regionalización Productiva CEE (Reglamento 1765/92/CEE), obliga a obtener esa producción en la nueva zona regable en una proporción de 4 a 1, para lo que hay que reservar en ella unas 25.000 Ha.

La necesidad de aumentar las producciones ligadas a la agroindustria se basa en el saldo exportación-importación de productos agroalimentarios, que disminuye de año en año (1990: -3.463 millones de pesetas; 1994: -20.603 millones de pesetas).

El Plan se apoya en la adecuada capacitación profesional para la agricultura de regadío, que tienen los agricultores navarros, y en un Servicio de Asesoramiento al Regante recientemente (desde 1995) implantado por el Gobierno de Navarra.